FARMOLIVA OLEICOPIEL®

Presentación: 100ml 

FARMOLIVA OLEICOPIEL® es una solución de ácidos grasos esenciales de Aceite de Oliva Virgen Extra. que favorece la protección de la piel, disminuyendo la deshidratación, aumentando la resistencia y protegiéndola  frente a factores externos.

 Es uno de los mejores hidratantes y emolientes y esta indicado para 

Uso preferente en piel seca o deteriorada, asimismo ayuda a prevenir el deterioro de la piel, protegiéndola y regenerándola cuando está sometida a una presión o postura permamente, como ocurre en personas en cama o en sillas de ruedas.

 

 

FARMOLIVA OLEICOPIEL®, como no está sometido a un proceso de hiperoxigenación como otros productos similares, conserva intactas sus propiedades antioxidantes gracias un envase de aluminio al vacío que pulveriza mediante spray, y evita el contacto del aceite con la luz y el aire.

Tras estos años de investigación y de resultados positivos para la piel de todo tipo de pacientes en muchos hospitales, se ha empezado a utilizar también con otros muchos fines, además de para escaras y úlceras por presión:

  • Para retrasar el envejecimiento de la piel.
  • Para piel seca, como hidratante.
  • Para tonificar la epidermis y aportarle firmeza.
  • Para mejorar el brillo y la elasticidad de la piel, gracias al ácido oleico y las vitaminas A, E, K y D.
  • Para las rojeces del pañal de bebés y adultos.
  • Para lesiones deportivas como rozaduras en los deportistas, calmando el escozor.
  • Para estrías y cicatrices, tanto de mujer como de hombre.
  • Para favorecer la regeneración de la piel.
  • Para pacientes con dermatitis o psoriasis.

Modo de empleo

Aplicar mediante pulverizaciones cortas 2 ó 3 veces al día, de forma continuada en las zonas de riesgo, o donde aparezca  una zona afectada por presión prolongada, fricción o roce.

El Spray  se aplica fácilmente y facilita la absorción.

El producto FARMOLIVA OLEICOPIEL® se presenta en envase de aluminio presurizado con válvula difusora.

 El envase de aluminio protege el producto de la luz impidiendo su oxidación, evita las roturas y es más ligero.

 La válvula difusora hace posible que las aplicaciones sean más fáciles, limpias y eficaces, repartiendo de forma uniforme el producto sobre la piel.