Propiedades y beneficios de la Espirulina

Propiedades y beneficios de la Espirulina

La espirulina (cuyo nombre científico es Spirulina maxima) se hizo popular cuando los astronautas de la NASA comenzaron a tomarla como un suplemento de su alimentación, obteniendo grandes resultados. La espirulina es un alimento tan nutritivo que ha demostrado ser excelente para tratar casos de malnutrición.

De hecho, tanto la OMS como la ONU han calificado a la espirulina como el superalimento más apropiado para luchar contra la desnutrición en los países menos desarrollados y con menos recursos. Por eso resulta especialmente interesante conocer sus propiedades nutricionales más importantes:

  • Proteínas: Por cada 100 gramos de este producto encontramos aproximadamente 60 gramos de proteínas.
  • Ácidos grasos esenciales: la espirulina contiene una interesantísima combinación de ácidos grasos esenciales, que son los que potencian la regeneración celular y hacen, por tanto, que el organismo funcione correctamente.
  • Vitaminas: encontramos en la espirulina vitaminas de los grupos A, B, D y E.
  • Minerales: los minerales que más destacan en el caso de la espirulina son el calcio, el hierro, el zinc, el fósforo, el magnesio, el yodo, manganeso y el ácido fólico.

Sirve para combatir la anemia

La espirulina contiene más de 25 miligramos de hierro por cada 100 gramos de producto, lo que la convierte en una útil ayuda para las personas que padecen anemia.La clorofila de la espirulina también contribuye a mejorar esta enfermedad, por ser tan similar su función a la de la hemoglobina de la sangre. Aparte, sus proteínas favorecen que la anemia deje de ser un problema, pues sirven para la creación de glóbulos rojos.

Puede mejorar la vista

La vitamina A presente en este alimento hace que sea utilizado también para mejorar o incluso eliminar ciertos problemas relacionados con la vista. La OMS ya ha certificado la veracidad de este beneficio y son cada vez más los estudios que lo corroboran.

Protege a la piel y el cabello

El beta-caroteno se encarga de proteger a la piel frente a los nocivos efectos del sol, y la excelente mezcla de vitaminas y minerales nutrirán el pelo dañado y le darán un aspecto mucho más saludable.

Es antiinflamatorio y reduce el dolor de huesos

Sus propiedades antiinflamatorias, derivadas de su amplio contenido en minerales y a cómo estos se combinan entre sí, son especialmente beneficiosas para reducir los síntomas y los dolores asociados a enfermedades como la artritis o la osteoporosis.

Potencia las defensas y el sistema inmunológico

Este es uno de sus beneficios más valorados, ya que gracias a él es capaz de prevenir la aparición de muchas enfermedades. Sus efectos antioxidantes, antiinflamatorios y antivirales promueven el fortalecimiento del sistema inmunitario, tal y como se ha demostrado en diversos estudios y experimentos.

Es útil para los casos de insomnio

La melatonina es clave en este sentido, ya que favorece la regulación de los ritmos circadianos. Estos pueden verse alterados en épocas de mucho estrés o ansiedad, momentos en los que es necesario equilibrarlos con la ayuda de suplementos como la espirulina.

Proporciona energía

La fatiga, la astenia e incluso los casos de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), con un cansancio intenso asociado, pueden verse mejorados gracias al consumo regular de espirulina.

Cuida del riñón y del hígado

Desde hace años se vienen realizando estudios que han ido certificando la eficacia de la espirulina para tratar los daños renales y hepáticos, producidos por el poder oxidativo de ciertos componentes que ingerimos o inhalamos a diario.

Mejora el tránsito intestinal

Si habitualmente sufres estreñimiento o dolores estomacales, puedes encontrar en la espirulina una gran ayuda. Es gracias a la clorofila que varios problemas de este tipo, como la gastritis, pueden solucionarse de manera natural.

Es buena para el corazón y reduce el colesterol

La presión sanguínea y los triglicéridos también se verán positivamente influenciados por el consumo de espirulina, consiguiendo así una mejor circulación de la sangre y unos menores niveles de colesterol. Los ácidos grasos omega 6 y otras grasas insaturadas presentes en la espirulina son en parte responsables de ello.

Es antioxidante

También los ácidos grasos, así como la vitamina E, propiciarán un efecto antioxidante en el organismo, que se percibirá tanto por dentro como por fuera. Asimismo, la sustancia que le da a la espirulina su color azulado tan característico, la ficocianina, combate eficazmente los efectos que tienen sobre el organismo los radicales libres.

¿Espirulina en polvo o en cápsulas?

Elige la opción que más te convenga en función de tus preferencias y tu estilo de vida, sabiendo que ambas opciones son igual de buenas y efectivas, 100% naturales.Si la adquieres en polvo, podrás incluirla en tus platos favoritos y en todos tus batidos. Si te es más fácil consumirla en cápsulas, esta es una muy buena opción también.